Más información

Ver todos

Cerrar

Puente de Carlos en Praga

Un punto clásico en Praga es el Puente de Carlos, el hermoso vínculo gótico que conecta la Ciudad Vieja de Praga con Malá Strana y el Castillo de Praga. Cruce el Puente de Carlos y explore la ciudad desde un punto de vista distinto mientras la observa sobre el agua y disfruta de las vistas de cuento de hadas que atraen a turistas de todo el mundo.

La historia de Praga en el Puente de Carlos
Conocido anteriormente como el Puente de piedra, el punto icónico de Praga fue renombrado y reconstruido en 1375, tras el reino de Carlos IV, emperador del Sacro Imperio Romano, y desde entonces ha sido un testamento de la arquitectura singular de la ciudad.

Peter Parler, arquitecto y amigo cercano del emperador, construyó un puente funcional que lleva el nombre del monarca, pero no fue hasta el siglo XVII que el puente fue decorado con 30 estatuas adicionales.

Hoy en día, hay 75 estatuas a lo largo del Puente de Carlos, incluida la famosa estatua de San Juan Nepomuceno. Se insta a los viajeros que toquen las placas de bronce de la estatua, que se rumorea brindan buena suerte y aseguran el regreso de los visitantes a Praga.

Lo mejor de Praga en el Puente de Carlos
Los visitantes que cruzan el Puente de Carlos pueden disfrutar de lo mejor de Praga en un solo lugar. Compre arte del puesto de un artista local, deténgase para escuchar a los músicos en la calle o disfrute de una comida o bebida en los mejores bares y restaurantes a ambos lados del puente.

Cruce el puente durante el atardecer para disfrutar de una vista asombrosa de Praga, o trepe las dos torres a ambos extremos del puente y vea Praga desde distintos ángulos.

El hotel Radisson Blu Alcron de Praga está a solo pasos del Puente de Carlos, lo cual le permite visitarlo una y otra vez, así que haga su reserva ya.

Radisson Blu Alcron Hotel, Prague – 
Stepanska, 40 –  11000 –  Praga –  República Checa  – 
Teléfono  +420 2 22820000
50.08 14.4261